Buscar
  • Tu Gineco

Vacunación contra VPH en niñas, niños y adolescentes

El virus del papiloma humano (VPH) es una infección bastante común en nuestra población, existen más de 200 genotipos que van desde verrugas en la piel, que comúnmente se presentan en cuello, pero ese tipo de virus es inofensivo por no tener potencial cancerígeno.


Se estima que el 80% de la población adulta ha tenido contacto con los genotipos de alto riesgo en algún momento de su vida, ya que es una infección que se transmite por contacto sexual, así como contacto piel a piel.





Este genotipo de VPH es responsable de varios tipos de cáncer tanto en mujeres como en hombres, y puede ocasionar desde lesiones que se manifiestan como verrugas genitales, así como lesiones premalignas, las cuales, de no tratarse pueden evolucionar a cáncer, hasta un tercer tipo manifestaciones conocidas como “lesiones malignas”, que son propiamente cáncer y que puede ser de diversos tipos como:

  • Cáncer del cuello del útero (cervicouterino)

  • Cáncer vagina

  • Cáncer de vulva

  • Cáncer del pene

  • Cáncer del ano

  • Cáncer de la parte posterior de la garganta (cáncer orofaríngeo)


La forma de prevenir el contagio de este virus es siempre utilizar preservativos, pero también existen vacunas que previenen la infección. Estas vacunas evitan la infección persistente desde que su aplicación, no importando la edad de la persona, sin embargo, el mejor efecto se logra cuando se administra antes de que una persona se exponga al virus, de ahí la importancia de la vacunación en la infancia y adolescencia, cuando las personas aún no se encuentran expuestas.





Las tres vacunas aprobadas actualmente por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA por sus siglas en inglés) protegen de la infección por los tipos 16 y 18 de VPH, dos de los virus del papiloma humano de alto riesgo que causan cerca de 70 % de los cánceres de cuello uterino y un porcentaje todavía mayor de algunos de los otros cánceres causados por el VPH (vagina, vulva, ano, boca y garganta).


Existe también la vacuna tetravalente que protege de la infección por los tipos 6 y 11 de VPH, los cuales causan 90 % de las verrugas genitales. En México actualmente se cuenta con dos vacunas bivalente contra VPH 16 y 18 y tetravalente contra 16, 18, 6 y 11.


Tanto niñas como a niños pueden ser vacunados, ya que, aunque la incidencia de cáncer en el hombre (cáncer de pene, ano, boca y garganta) es mucho menor que el cáncer en las mujeres, los hombres juegan un importante papel en la propagación del virus. Es decir, vacunar a los hombres también ayuda a proteger a las mujeres del virus mediante la posible disminución de la transmisión.


Los esquemas de vacunación en niñas y niños son los siguientes:


9 a 12 años (y hasta 14 años), DOS DOSIS.

  • Primera dosis.

  • Segunda dosis. A los 6 meses de la primera. Se puede aplicar hasta 12 meses posterior a la primera.


En mayores de 15 años, TRES DOSIS. El esquema es igual al de adultos:

  • Primera dosis.

  • Segunda dosis. A los 2 meses de la primera.

  • Tercera dosis. A los 6 meses de la primera.




Si se aplican esquemas adecuados la reducción del riesgo de padecer lesiones premalignas (lesión de alto grado) y cáncer se reduce en un 97% o incluso más si se vacuna antes de haber tenido contacto con el virus.


Prevenir siempre será mejor que tratar por ello te recomendamos vacunar a tus hijos contra el VPH. Acude con tu ginecóloga para resolvertodas tus dudas.

35 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo